Advertisement
Usuarios
Zona Socios
Zona de Cooperación
EspañolEnglishPortuguês
Homen Cávado e Ave
Geografía
Cómo llegar
Alojamientos
Servicios Turísticos
Consejos para Venir
Historia
Municipios
Puntos de Interés
Mapa
Álbum Fotográfico
Herencia Natural
Herencia Cultural
Productos Locales
Guía de Empresas
Enlaces de la Región
Herencia Cultural PDF Print E-mail

 

El Concejo de Vila Verde presenta uno de los más bellos paisajes bucólicos en el Miño. Vertientes inclinadas y trabajadas por la acción erosiva de las aguas, granitos aflorados en la superficie, forman nítidos contrastes en el paisaje. La ocupación agrícola y forestal está fuertemente condicionada por las condiciones climáticas que imprimen al paisaje unas características peculiares. El  carácter gastronómico, así como sus famosas romerías son punto de encuentro de todos los apreciadores del verdadero tipicismo de las Terras Altas. 

Las Aldeas da Saudade del Alto Cávado, como Agra, Brufe, Cutelo, Covide, Carreira, Nogueira y Casais de Vide, se caracterizan por poseer un entorno rústico-tradicional y por su encuadramiento  histórico, cultural, arquitectónico e paisajístico –  inigualables, compuestas por casas de granito, típico de las regiones de montaña.

  Estas aldeas también se caracterizan por la convivencia y la adaptación del hombre  al medio agreste y por siglos de experiencia en la creación de modelos arquitectónicos simples, conjugados a un modo de vivir extremamente peculiar, vinculado a las costumbres tradicionales. Dentro de estos aglomerados rurales las casas se encuentran localizadas a lo largo de caminos y pequeñas calles laberínticas, por donde diariamente circulan personas y animales realizando sus tareas cuotidianas agrícolas y domesticas, sin perturbar el ambiente bucólico que reina en su interior siendo incluso complementado por el transcurso de aguas límpidas que corren por los caminos y regatos, así como los manantiales de agua para uso público. 

  Visitar estas aldeas es disfrutar de un patrimonio cultural, de origen popular, excelente resultado de la relación del hombre con la naturaleza, observándose un patrimonio histórico ancestral en las costumbres primitivas que aún mantienen viva sus tradiciones. El visitante puede disfrutar de la tranquilidad del ambiente y de los paisajes, y del modo de vivir de su gente. Es aquí, en donde el turista puede observar una forma de vida en contacto con la naturaleza y en donde la población les ofrece su natural hospitalidad. Es, sobre todo, revivir esas costumbres antiguas que caracterizan estas aldeas, de aquí su designación simbólica de Aldeias da Saudade” (Aldeas de las Nostalgias)