Advertisement
Usuarios
Zona Socios
Zona de Cooperación
EspañolEnglishPortuguês
Oriente de Asturias
Geografía
Cómo llegar
Alojamientos
Servicios Turísticos
Consejos para Venir
Historia
Municipios
Puntos de Interés
Mapa
Álbum Fotográfico
Herencia Natural
Herencia Cultural
Productos Locales
Guía de Empresas
Enlaces de la Región
Historia PDF Print E-mail

 

No solo la naturaleza ha sido generosa con el Oriente de Asturias, también el devenir histórico ha dejado vestigios representativos de las distintas épocas.

Así en la prehistoria han dejado sus huellas los dinosaurios en Tereñes y los hombres primitivos pinturas rupestres en Cuevas como Tito Bustillo, La Loja, El Pindal, El Buxu,...  (Yacimientos - Mapa). Algunas de estas pinturas rupestres datan de hace 40.000 años, perteneciendo por tanto este legado de arte al Paleolítico Superior. Gracias a estos yacimientos podemos conocer hoy en día las zonas donde se cree se instalaron los astures (zonas del litoral cantábrico y valles ribereños). Del Neolítico se conserva en el Oriente de Asturias "El Ídolo de Peña Tú" que probablemente señalase algún lugar conmemorativo.

         

Durante el periodo romano toda la península sufrió profundos cambios aunque en el norte la dominación siempre contó con la fuerte resistencia de los pueblos astures y cántabros. Reseñas de este periodo las encontramos, por ejemplo, en el concejo de Cabrales, tierra donde se mantuvo una parte del ejercito romano para asegurar las explotaciones de minerales preciosos que tenían en la zona, conservándose aún parte de la calzada romana de Caoro. 

En el siglo V, tras la caida del imperio romano, se produce la época visigótica. Sufriendo también, en un principio, el rechazo por parte de los astures. Los restos arqueológicos visigodos en el Oriente de Asturias lamentablemente son escasos debido en gran parte a la breve duración del dominio. Este pueblo se vino abajo en el 711 debido a problemas internos. Ya que justo cuando los visigodos acababan de salir de una guerra civil el ejército musulmán invadió España. Don Rodrigo, el vencedor, intentó el enfrentamiento con los musulmanes para lo que tuvo que contar con los vencidos, que en plena batalla se pasaron a las filas del invasor. Derrotado Don Rodrigo y dominada toda la península por los árabes, a excepción de Asturias, llega el momento de Don Pelayo, noble visigodo oficial de Don Rodrigo.

 De estas luchas con los árabes nos llegan ecos de la legendaria batalla del año 722 en el Santuario de Covadonga (referente histórico y espiritual de los asturianos) que marca el inicio de la Reconquista en España, siendo Cangas de Onís la primera capital del reino cristiano. Época reflejada en el escudo del concejo de Piloña. Más concretamente la leyenda que cuenta como Pelayo, acompañado por su escudero y perseguido por los moros, cruzó el río Piloña y animó a su escudero, que no se

 
atrevía a pasarlo debido al gran caudal que llevaba, con las palabras: "Adelante mi escudero, que mi caballo pie halla".También en Caravia tiene Pelayo un lugar destacado, pues cuenta la tradición que el concejo tomó su nombre de la exclamación del noble oficial:"Cara via", pronunciada tras perder a uno de sus mejores capitanes en el pueblo de Cerracín.

Durante la Edad Media, con la capitalidad de León, Asturias pasó a convertirse en una región apartada y de difícil acceso.

Ya en el siglo XIX y primera mitad del XX, el Oriente de Asturias fue una zona de fuerte emigración. Los destinos fundamentales fueron Cuba, México y, en menor medida, Argentina. Posteriormente fue Venezuela y, en los años 50 y 60, Suiza y Alemania. El regreso de los emigrantes, que triunfaron y lograron éxito en su aventura americana, esta muy presente en algunos de los concejos del Oriente debido a las características casonas levantadas por ellos y a la evidente mejora de las infraestructuras de la época, financiadas con su dinero. Para entender mejor este pasado es de gran ayuda el Museo Archivo de indianos situado en Colombres (Ribadedeva).