Advertisement
Usuarios
Zona Socios
Zona de Cooperación
EspañolEnglishPortuguês
La Palma
Geografía
Cómo llegar
Alojamientos
Servicios Turísticos
Consejos para venir
Historia
Municipios
Puntos de Interés
Mapa
Álbum Fotográfico
Herencia Natural
Herencia Cultural
Productos Locales
Guía de Empresas
Enlaces de la Región
Historia de La isla de La Palma PDF Print E-mail


 

La Isla de La Palma fue la penúltima en rendirse a las tropas castellanas en los momentos en que la expansión atlántica era inevitable a partir del siglo XV.
Con el visto bueno de los Reyes Católicos y de la Iglesia, Alonso Fernández de Lugo obtuvo los derechos de conquista, arribando a las costas de Tazacorte, desde donde inicia la fase de ocupación. Después de ser rechazado en varios enfrentamientos con los aborígenes, recurre a su argucia preferida, el engaño y la mentira, para apresar y esclavizar a los resistentes. Se da por finalizada la conquista el 3 de mayo de 1493 con la fundación de Santa Cruz de La Palma.

La llegada de nuevos pobladores castellanos y extranjeros significa el reparto de las tierras y las aguas, la construcción de iglesias, pueblos y caseríos, se realizan talas y se parcelan las tierras, se construyen acequias, molinos, etc. iniciándose uno de los momentos más prósperos de la historia insular, gracias al desarrollo del comercio ultramarino después de que se emplazase en el puerto de la capital el Juzgado de Indias (1558), y se fomentara el trasiego comercial del azúcar, sobre todo en Tazacorte y San Andrés y Sauces y la industria (entre otras, la seda).

El puerto capitalino era, en estos momentos, el tercer puerto mundial, después de los de Sevilla y Amberes, lo cual le da un impulso también a la industria naval. No es de extrañar, pues, la presencia constante de piratas y corsarios europeos y argelinos merodeando estas costas. En 1585 la Isla contaba con 11 pilas bautismales y 5.580 habitantes. Con la llegada del Antiguo Régimen se inicia una fase de declive ante la pérdida de los derechos comerciales, la crisis del azúcar y de los vinos. La incipiente burguesía comercial palmera queda absorbida por el creciente control que ejerce la monarquía, la nobleza y las oligarquías locales de cada pueblo; la Isla se ve inmersa en el control señorial aristocrático imperante en España. El hecho crucial que sucede por primera vez y marca una nueva etapa política en La Palma, Canarias y todo el imperio español, es la caída de los regidores perpetuos en 1773, mediante la celebración de las primeras votaciones democráticas para elegir a los representantes del pueblo.

De este modo, La Palma adelanta, en el ámbito nacional, la nueva sociedad liberal. En 1812 se constituyen la mayoría de los municipios insulares, dando lugar a la nueva etapa político-administrativa. La introducción de nuevos cultivos (cochinilla, tabaco) y el nuevo progreso social tecnológico tienen a esta Isla como pionera en Canarias, a finales del siglo XIX: el alumbrado eléctrico, el telégrafo y el teléfono.

En el ámbito cultural, la difusión del pensamiento ilustrado se va concentrando en los nuevos centros secularizados del saber, destacando el sistema lancasteriano, uno de los pocos ejemplos que se dieron en España; en las nuevas sociedades; logias masónicas; publicaciones de libros y periódicos, el arte, la música, el teatro. Las periódicas crisis económicas, la Guerra Civil y las dos guerras mundiales provocaron el fenómeno de la emigración, la diáspora palmera, principalmente hacia Cuba y Venezuela. El nuevo marco económico insular vendrá avalado por el monocultivo del plátano. La historia más reciente de la isla de La Palma camina paralelo a los acontecimientos nacionales. El verdadero vuelco de la nueva dinámica sociopolítica se produce en la década de los años sesenta con el desarrollo del sector platanero, la terciarización progresiva de la población, la Democracia y la entrada en la Unión Europea.

Para más información: www.lapalmabiosfera.com