Advertisement
Usuarios
Zona Socios
Zona de Cooperación
EspañolEnglishPortuguês
La Palma
Geografía
Cómo llegar
Alojamientos
Servicios Turísticos
Consejos para venir
Historia
Municipios
Puntos de Interés
Mapa
Álbum Fotográfico
Herencia Natural
Herencia Cultural
Productos Locales
Guía de Empresas
Enlaces de la Región
Municipios PDF Print E-mail

  • SANTA CRUZ DE LA PALMA

    Se sitúa en la vertiente oriental de la Isla en disposición vertical mar-cumbre, con un total de 43,47 Km. cuadrados, que supone el 6,12 % del territorio insular. Sus límites están definidos, al Norte con Puntallana por el Barranco Seco, al Sur con Breña Alta por el Barranco de Juan Mayor, al Este el océano y al Oeste la crestería de Cumbre Nueva y La Caldera de Taburiente, lugar en el que se encuentra su punto más elevado (Pico de La Nieve, 2.247 m). 

    Sugerencias.
    Entre el mar y la montaña existen numerosas rutas para la práctica del senderismo. Le proponemos dos itinerarios que pueden ser, un corto paseo hacia el santuario de Las Nieves, ascendiendo por el Barranco de Las Nieves, o excursiones de varias horas de camino, como la ruta que cruza la vertiente desde la Capital hasta la ermita del Pino, en El Paso.

    PUNTOS DE INTERÉS:

    Plaza de España.
    Arropada por el Ayuntamiento y la Parroquia del Salvador, constituye el conjunto arquitectónico renacentista más importante del Archipiélago.

    La Calle Real.
    Desde el Puerto a La Alameda (calles O'Daly y Pérez de Brito) discurre de forma paralela al rompiente marino la Calle Real. Constituye la arteria principal de la ciudad y un punto de encuentro para los ciudadanos palmeros.

    Castillo Real de Santa Catalina.
    La fortaleza de Santa Catalina, que repelió los ataques de piratas y corsarios que asediaban al Archipiélago,  se ubica cerca de La Alameda, en los límites de la Avenida. Entre sus jardines se encuentra la escultura del artista canario Chirino alusiva a los vientos alisios.

    El Barco de La Virgen.
    Los mástiles de la Santa María despuntan sobre los árboles de La Alameda. Réplica de la carabela colombina que cada cinco años, durante la celebración de La Bajada de La Virgen de Las Nieves, despliega sus velas y cobra vida dialogando con el castillo situado en la Encarnación, al otro lado del barranco. En su interior se aloja el Museo Naval. 

    Avenida Marítima (Los Balcones).
    A la vera del Océano camina la antigua calle de La Marina; las aguas salpican de sal a los visitantes que fotografían las balconadas que son bellos miradores privilegiados, tallados en madera, pintados de verde monte, cerrados con discretas celosías o acristalados.


    Santuario de La Virgen de Las Nieves.
    Dicen que los aborígenes ya veneraban, antes de la Conquista, a la que es hoy la Patrona de la Isla. Cada cinco años desciende, en su baldaquino, desde su Santuario hasta la parroquia del Salvador. En su interior, el Santuario, exhibe un Museo Sacro.
     

    Más información: www.scpalma.es



  • PUNTALLANA
     

    Ya los cronistas la señalaron como el séptimo reino de la Isla con el nombre de Tenagua. La localidad se extiende de mar a cumbre en un triángulo de tierras fértiles bendecida por los vientos alisios que transportan las nubes, alimentando el importante acuífero que alumbra las aguas en numerosas fuentes y manantiales de las que hacen gala sus habitantes. 
    Entre el Barranco de La Galga y el Barranco Seco se sitúan los pagos de La Galga, El Granel, San Juan de Puntallana, Santa Lucía y Tenagua. 

    Sugerencias.
    La práctica del senderismo entre los bosques de laurisilva que crecen en El Cubo de La Galga nos introduce en un mundo de sombras vegetales y sonidos de aguas. 
    Y para las bicicletas de montaña más atrevidas les señalamos el heroico reto de la pista que sube del Granel hacia el Pico de La Nieve, en la cumbre. 

    PUNTOS DE INTERÉS:
     
    Playa Nogales.
     
    Desde el mirador la  podemos divisar. A ella podemos acceder a través del sendero que discurre sinuoso al pie del acantilado; en media hora, la playa más bonita de la Isla será una realidad.

    Templo de San Juan. 
    Cuenta, entre sus muros, con un retablo barroco de maderas doradas que acoge al Santo Patrón, talla flamenca del siglo XVI. La tradición mudéjar se ve representada en el laborioso artesonado pintado en tonos azules.

    Casa Luján.
    La casona señorial que data del siglo XIX, está situada en el núcleo de San Juan, constituyendo un hermoso museo etnográfico de indudable interés (abierto al público de 10 a 13 y de 16 a 18 horas). En este edificio conviven las oficinas de Turismo Rural "Isla Bonita" y el Centro de Promoción y Venta de Artesanía Tradicional. 
    Ermita y miradores de San Bartolomé.
    A los pies de la Montaña de La Galga se encuentra la pequeña ermita de San Bartolomé (siglo XVI). Junto a ella dos miradores ofrecen al visitante panorámicas de todo el Municipio. 

    Piedra Llana.
    Constituye el punto más alto del Término a 2.321 m. y forma parte del Parque Natural de Las Nieves, En las estribaciones de la montaña se ubica la obra que el artista lanzaroteño César Manrique dedicó a la unión de los pueblos en el estudio del cosmos.

    Más información: www.lapalmabiosfera.com



  • SAN ANDRÉS Y SAUCES, Reserva de La Biosfera.

    El Municipio de San Andrés y Sauces se extiende sobre una superficie de 44 km. cuadrados, situado entre Puntallana y Barlovento. Su paisaje discurre entre profundos barrancos y lomos irregulares; sobre ellos se asientan 18 entidades poblacionales destacando Los Sauces como cabecera municipal.
    La orientación noreste y la escarpada orografía facilitan la captación de las nubes cargadas de humedad que los vientos alisios empujan hasta aquí. Este aporte hidrológico repercute en el importante acuífero de la Comarca y a mantener viva la exuberante vegetación de laurisilva declarada Reserva de La Biosfera.

    Sugerencias.
    Entre el mar y la montaña existen numerosas rutas para la práctica del senderismo. Junto al Centro de Interpretación se inicia un sendero que serpentea hasta el Mirador de La Baranda. También, desde este bosque, podremos ascender por el camino de La Biosfera hasta los nacientes de Marcos y Corderos.

    PUNTOS DE INTERES:

    El Canal y Los Tiles, declarado por la UNESCO en 1983, Reserva de La Biosfera.

    El Parque Natural de Las Nieves que tiene su máxima expresión en el Barranco del Agua.

    El Centro de Visitantes nos facilitará información a cerca de los particulares ecosistemas que habitan en el Parque de 511 has. de extensión. En la zona recreativa y de acampada, miradores y caminos han sido habilitados.

    Puerto Espíndola.
    Constituye un pequeño muelle, varadero de pequeñas embarcaciones, un activo punto comercial entre los siglos XVI y XVII.

    El Charco Azul.
    Un conjunto de piscinas naturales han sido recreadas aprovechando la propia fisonomía del litoral.

    Nacientes de Marcos y Cordero.
    Ascendiendo por la empinada pendiente sobre la que se asienta el barrio de Las Lomadas llegaremos a la ermita de San Pedro Apóstol (S. XVI). La casa forestal es el punto de partida hacia los afloramientos de agua más importantes de Canarias.

    Casco antiguo de San Andrés. San Andrés fue el primer asentamiento colonial de la Comarca. Sus calles adoquinadas conducen al visitante por los entrañables rincones donde se respira historia y tradición.

    El molino "El Regente". El molino hidráulico consta de una casa, torre y acueducto. Aquí se ubica el Centro de Exposición y Venta de Artesanía e Información Turística de la Comarca. Artesanos alfareros, ceramistas, hojalateros, hiladores de lana, tienen en "El Regente" un lugar donde mostrar sus variados trabajos.



  • BARLOVENTO

    Situado al noreste, se extiende de mar a cumbre sobre una superficie de 43 km. cuadrados. Los límites con los vecinos municipios San Andrés y Sauces y Garafía vienen determinados por los barrancos de La Herradura (al sur) y de Franceses (al norte). Las plantaciones de plátanos, papas, aguacates, cítricos... constituyen la base de la economía local sin obviar el sector turístico, que cada vez más se ve atraído por el patrimonio natural de la Comarca.

    SUGERENCIAS
    Sin duda, la belleza paisajística es el mayor atractivo de la Comarca, con la práctica del senderismo podremos conocer más ampliamente el Municipio. En tal caso, les proponemos una excursión que parte desde el Pueblo y pasa por los diferentes caseríos -La Tosca, Topaciegas, La Palmita- hasta concluir en Gallegos, barrio que en tiempos pasados fue el más poblado de la zona.
    Otra opción a tener en cuenta es el camino Real que se inicia en el Barranco de La Herradura y discurre angostamente hasta Las Cabezadas, culminando en La Laguna de Barlovento.
    Por último, para los más dinámicos, le sugerimos el duro itinerario que comienza en las cumbres, en el Lomo de Las Cebollas, y serpentea a través de una pista forestal, salvando grandes desniveles, hasta Los Llanos de Gallegos; esta ruta se puede efectuar a pie o en bici de montaña.

    PUNTOS DE INTERÉS.

    Mirador de La Tosca.
    Muy cerca del Pueblo encontraremos el magnífico mirador de La Tosca con amplias vistas sobre la comarca norte de la Isla. Al pie del mirador envejece un bosquete de dragos junto a casas de piedra seca. Su sabia fue codiciada en la antigüedad por sus propiedades terapéuticas y su copa verde era aprovechada como alimento del ganado y en labores de artesanía.

    La fuente de Las Mimbreras.
    En la antigua vía que comunica a Garafía con Barlovento se sitúa la fuente de Las Mimbreras. Una pequeña zona recreativa se haya acondicionada con mesas y fogones, ideal para hacer un alto en el camino y gozar de este exuberante medio natural. 

    El faro de Punta Cumplida.
    En el extremo más septentrional de la Isla el faro de Punta Cumplida luce sus destellos, en las noches, desde 1867. Se cuenta que el viejo faro fue testigo de la presencia de submarinos alemanes y americanos durante la II Guerra Mundial.

    Piscinas de La Fajana
    Antiguamente existían en este lugar unas charcas donde los barloventeros remojaban el lino y recogían la sal, pero en la actualidad constituye un singular espacio de ocio. Un conjunto de piscinas naturales nos invitan al baño en esta zona recreativa donde se permite acampar.

    La Laguna de Barlovento.
    En la parte alta del municipio "del viento" se sitúa el mayor embalse de la Isla. Aquí se ubica una amplia zona de recreo, provista de toda la infraestructura necesaria para recibir al visitante; merenderos, mesas, fogones, servicios, parque infantil,…

    Centro de Artesanía Las Mimbreras.
    Sin duda, las labores del mimbre toman particular protagonismo en Barlovento. Estas, unidas a la cestería de hoja de drago y de colmo se hacían necesarias para los trabajos del campo. 
    Minuciosos bordados, labores de ganchillo y macramé, cerámica, trabajos en madera, creaciones sobre papel, de tradición venezolana, y una variada gama de productos se muestran en el Centro.



  • GARAFIA

    El amplio municipio de Garafía ocupa 102 km2 del extremo noroeste de la Isla extendiéndose de mar a cumbre entre los profundos barrancos de Franceses e Izcagua. 
    La actividad económica del Municipio se centra en la agricultura y la ganadería. Pero sin duda, el Turismo Rural es la apuesta más novedosa; la oferta alojativa de calidad y sus bellos parajes avalan este próspero sector.
    Por otra parte, las cumbres de Garafía son un punto de referencia para la comunidad astrofísica internacional en pro de un mayor conocimiento del universo.

    SUGERENCIAS.
    Diversas son las actividades complementarias que se pueden desarrollar: senderismo, escalada, bicicleta de montaña, barranquismo... La llamada "Ruta Verde",  transcurre en el Barranco de La Madalena, entre Don Pedro y La Zarza, Otros atractivos paseos se inician en Santo Domingo para visitar el bosque de dragos de El Palmar o llegar hasta San Antonio del Monte.

    PUNTOS DE INTERÉS.

    Santo Domingo.
    Aquí grandes casonas exhiben sus simétricas fachadas neoclásicas en la plaza donde los garafianos tienen un punto de encuentro.
    A dos pasos se sitúa la iglesia erigida en el siglo XVI, con un laborioso artesonado mudéjar.

    El pinar de Garafía.
    En la densidad del pinar de Garafía, declarada Reserva Integral despuntan las copas redondeadas de gigantescos ejemplares centenarios que pueden alcanzar hasta 50 metros de altura.

    Parque Cultural La Zarza-Zarcita. 
    En la zona de La Mata se haya enclavada una de las estaciones rupestres más importantes de Canarias. En el cauce del barranco se sitúa un Centro de Interpretación Arqueológico que nos detalla las claves de la cultura de este pueblo de pastores. Las visitas pueden ser guiadas; los senderos proporcionan una amena información de la flora y la fauna local a través de paneles explicativos. 

    El Roque de Los Muchachos.
     La gran depresión de La Caldera de Taburiente puede ser admirada desde diferentes miradores naturales como el de Los Andenes. Varios roques coronan este enclave natural de alta montaña, cuya altitud máxima es de 2.426 m. En este lugar privilegiado se encuentra el complejo Observatorio Astrofísico más importante del Hemisferio Norte.

    Los caseríos de Franceses, El Tablado y Las Tricias.
    Entre los muchos asentamientos rurales garafianos destacamos el costero caserío de Franceses. Propios de la zona son los pajeros con techos de tablones de tea y muros de piedra que antaño fueron humildes viviendas.
    El paisaje protegido del vecino caserío de El Tablado es otro rincón de ineludible visita. En el límite oeste del Municipio se sitúa Las Tricias. Un viejo molino de viento y el mágico bosquete de dragos centenarios cercano a una estación rupestre son las estampas más populares.
     

    Area de San Antonio del Monte.
    La emblemática ermita de San Antonio del Monte le da nombre a esta gran área donde confluyen numerosos atractivos naturales, paisajísticos y patrimoniales. En las inmediaciones del Santuario se haya acondicionado el Parque de Ocio y Naturaleza ideal para el disfrute del medio a través de excursiones, senderismo, acampadas... Muy cerca se ubica el albergue de montaña que cuenta con 48 plazas de alojamiento, la Granja Experimental y el Centro de Maduración de quesos artesanales.
    Por otra parte, el Parque cultural de La Zarza se encuentra integrado por medio de un bello sendero que discurre desde las estaciones arqueológicas hasta este interesante hito de esparcimiento de la Villa de Garafía. 

    Centro de Interpretación Etnográfico.
    Seis días a la semana abre sus puertas en La Casa de La Cultura de Santo Domingo este hito informativo y cultural para todos aquellos interesados en indagar en los particularismos de Garafía. Se hace un repaso histórico desde el período prehispánico hasta el momento actual.
    La riqueza paisajística, flora, fauna y los recursos naturales, junto a sus costumbres y tradiciones de más arraigo, aspectos de la economía ganadera, agrícola o la artesanía quedan reflejadas en tres salas temáticas.



  • PUNTAGORDA

    Se si
    túa en el vértice noroccidental de la Isla, con una superficie de 28 km cuadrados. Al Norte limita con Garafía por el Barranco de Izcagua, al Sur con Tijarafe por el Barranco de Garome, dos espectaculares depresiones que enmarcan una ladera que desciende desde los 2.200 m hasta el mar, en poco más de 12 km de recorrido. El rasgo dominante del paisaje son los conos de piroclastos, de distribución irregular.
    El clima viene determinado por su situación a sotavento del alisio; es una zona muy soleada y árida con precipitaciones que son abundantes cuando las borrascas atlánticas se acercan a sus dominios. 

    SUGERENCIAS.
    Puntagorda es un pueblo lleno de encantos, sus paisajes abiertos ofrecen muchas alternativas a los senderistas. Una de las rutas que les proponemos parte desde El Pino de La Virgen por el camino real que nos conduce hasta la misma iglesia de San Amaro; desde allí continuamos el sendero hasta el mirador de Matos, montaña de perfil redondeado, y tomaremos la dirección hacia el molino de viento ascendiendo, para concluir, hasta el Fayal.


    PUNTOS DE INTERÉS.
    Los Dragos centenarios.
     En el barrio de El Roque, junto a la vía, se divisan los dragos de la localidad,                    que tenían considerables proporciones hasta que un temporal, no hace muchas décadas, partió uno de los troncos fatigado por el peso de su ancha copa.
     

    El Pueblo. 
    Como enclave principal está El Pinar, lugar donde se sitúa la nueva iglesia que alberga al santo patrón San Mauro Abad, también conocido como San Amaro, trasladado desde el antiguo santuario.

    Miradores.
    El mirador de Miraflores; desde allí contemplamos panorámicas sobre la totalidad del pueblo, de las lejanas casitas de tejados rojos, los sembrados de papas, viñas y frutales y los miles de almendros, lomas, llanos y despeñaderos, cumbres que se elevan y el océano inmenso. 

    El Fayal.
    Aquí se localiza una tranquila zona recreativa dotada de asaderos, mesas, agua potable y un pequeño parque infantil.
    Su accesibilidad y cercanía del núcleo poblacional hace que sea muy popular.



  • TIJARAFE

    Situado en el occidente palmero se halla dispuesto en una rampa descedente desde la cumbre hasta el mar. Entre las grandes hendiduras de Las Angustias y Garome se circunscriben los pagos de Amagar, Arecida, La Punta, El Pinar, El Jesús, Tijarafe, Aguatavar y Tinizara.
    La humedad de los vientos alisios no afecta este territorio marcado por numerosos barrancos. Los caminos reales y el Océano eran las vías de comunicación que permitieron el lento desarrollo de este pueblo eminentemente agrícola. 

    SUGERENCIAS
    La accidentada orografía nos brinda mil recodos entre la red de senderos y caminos reales que serpentean estas tierras de mar a cumbre. Proponemos un paseo a pie o en bicicleta de montaña por la pista forestal que discurre desde Tinizara hasta el mirador de Hoya Grande. Por este hito geografico pasa el itinerario que se inicia en el Roque de Los Muchachos hasta El Time, desarrollándose en los bordes que se asoman a La Caldera. 
    Son asimismo muy atractivos los paseos por los caminos reales de los barrancos de El Jurado, La Baranda y Garome.

    PUNTOS DE INTERES

    Mirador de El Time.
    Desde la cima del precipicio, al borde de las laderas que mueren en el Barranco de Las Angustias, se pueden apreciar las hermosas vistas que se asoman al Valle de Aridane. Dejando andar la vista, a 535 m. de altitud, contemplamos la gran depresión acantilada de La Caldera de Taburiente. Esta proporciona el agua que da vida a los cultivos de plátanos que se apoderan del paisaje.

    Cueva Bonita.
    Próxima al Prois de Candelaria se encuentra la caverna de grandes proporciones cuyo acceso sólo es posible por el mar.  Una playa de callao se aloja en su interior de 84 m. de ancho por 10 m. de alto. 

    Pico Palmero.
    El punto más alto del municipio de Tijarafe o constituye El Pico Palmero a 2.310 m. A este picacho, que forma parte de la gran pared de La Caldera, subía el primitivo pueblo awara buscando respuestas a sus desconsuelos en el Cielo; en su entorno son numerosos los  grabados rupestres.

    Fuente del Toro.
    El Municipio ha condicionado una pequeña zona recreativa junto a La Fuente del Toro, uno de los cuatro manantiales que surtía de agua a los habitantes de la localidad. Mesas, bancos y fogones se ponen al servicio de los transeúntes en este lugar ubicado junto a la carretera general que nos lleva a Tijarafe.

    La Casa del Maestro.
    En los aledaños de la iglesia encontramos la casona que, en otros tiempos, fue la primera escuela pública. Este hermoso ejemplo de arquitectura canaria acoge El Centro Etnográfico y Venta de Artesanía. Las oficinas de información de La Asociación de Turismo Rural Tijarafe tienen aquí su punto de encuentro.
    Una amplia gama de productos elaborados por manos artesanas se exhibe al público  Otra de las dependencias alberga la historia y documentos fotográficos que ilustran al Diablo, uno de los números que congrega a más personas en las fiestas principales.

    La Venta.
    Cercana a la Casa del Maestro se encuentra esta antigua vivienda cuyas pautas constructivas son igualmente representativas de la arquitectura popular. 
     Los productos básicos de la alimentación regional se dan cita aquí, pero destacaremos lo referente a la repostería a base de almendras cuyo cultivo está muy extendido en esta zona de la Isla.



  • VILLA Y PUERTO DE TAZACORTE

    Es el más reciente y pequeño de los municipios de La Palma. Ocupa una superficie de 11,7 km cuadrados en el tramo costero, desde la desembocadura del Barranco de Las Angustias hasta Las Hoyas, lugar por donde el volcán de San Juan, en 1949, amplió su territorio ganado al mar. Limita al Norte con Tijarafe, por la ladera de El Time, y por el Este con Los Llanos, mediante una línea arbitraria en base al poblamiento. 

    SUGERENCIAS. 
    Tras recorrer de forma pausada el núcleo poblacional, les invitamos a dar una vuelta por el muelle de pescadores, desde allí parten excursiones en barco hacia la gigantesca Cueva Bonita, bajo los acantilados de Tijarafe, o podrá adquirir el pescado fresco recién capturado.
    En los restaurantes y bares de la zona podremos saborear variados platos con productos del mar, cocinados, en parrilladas, caldos o fritos.
    Entre las sugerencias de ocio destacamos la práctica de deportes acuáticos durante todo el año, el ciclismo, la espeleología volcánica y el senderismo por los caminos reales de la costa (subida del Time).

    PUNTOS DE INTERÉS.

    Iglesia de San Miguel.
     Asentada sobre la que fue la primera ermita de la Isla

    El litoral. 
    En este pueblo de pescadores el puerto siempre fue un referente para la historia de la Isla. Actualmente es un pintoresco y polivalente refugio pesquero donde recalan multicolores embarcaciones, muchas de ellas de recreo.
    La Playa del Roque es una de las más populares, con la punta de El Time al fondo; al Norte la desembocadura del Barranco de Las Angustias, desagüe de la Caldera de Taburiente.



  • LOS LLANOS DE ARIDANE 

    Ocupa una superficie de 36,2 km cuadrados, sus límites son, en gran parte, artificiales debido a la segregación de los municipios de El Paso y Tazacorte. Se localiza en la parte central del Valle de Aridane, en la vertiente occidental de la Isla. Hacia el Este limita con El Paso, en torno a los 600 m de altitud, siguiendo como referencia el antiguo camino real, de ahí que carezca de monte; al Norte limita con Tijarafe en el Barranco de Las Angustias; al Sur con Fuencaliente y en el Oeste con Tazacorte, también por una línea arbitraria. La costa es mayormente baja, donde incluye una de las playas más famosas de la Isla: Puerto Naos.

    PUNTOS DE INTERÉS.

    Iglesia de Los Remedios.
    La sosegada sombra de los laureles de indias de La Plaza de España que se abre ante el santuario de Los Remedios, invitan a detenernos en el popular kiosko donde se dan cita los paisanos y visitantes. En torno a este lugar emblemático se sitúan edificios como el Ayuntamiento, la Casa de La Cultura o la propia parroquia de Ntra. Sra. De Los Remedios, edificada sobre la primitiva ermita de 1517.


    La Plaza Chica.
    Situada tras la parroquia de Los Remedios, es un conjunto arquitectónico con cierto aroma colonial.
    Los pequeños comercios colonizan las viejas casonas que se hicieron construir las familias adineradas siglos atrás, impregnando de vida al núcleo económico más importante de la comarca. 

    El Llano de Argual.
    En dirección hacia Tazacorte encontraremos el Llano de Argual, enclave que constituyó el primer asentamiento colonial de la Isla. Como testigo del poderío económico queda la portada más esbelta de la isla de La Palma, hoy desubicada, en torno a la cual se celebra, una vez al mes, un mercadillo popular de productos artesanos.

    La Casa Massieu Van Dalle.
    Ha sido restaurada y adquirida por el Cabildo Insular para fines culturales, constituyendo un punto de venta de las artesanías que se producen en la comarca.

    Puerto Naos.
    Desde el centro del Municipio podremos acceder hacia la zona costera de Puerto Naos, núcleo turístico por excelencia del lado oeste de la Isla.
    Un lugar tranquilo, donde poder disfrutar de un largo kilómetro de arena negra bañada por el mar y los encendidos atardeceres. 

    Museo del Vino.
    En El Museo del Vinoinformación histórica y con la actividad vitivinícola del la región, útiles antiguos utilizados para el proceso del vino.

    Plaza de Las Manchas.


    Más información del municipio:
    www.aridane.org




  • EL PASO

    Es el municipio más amplio de La Palma; se sitúa en la vertiente occidental agrupando toda la parte alta del Valle de Aridane y La Caldera de Taburiente, en una superficie de 135 km cuadrados. Limita con todos los municipios de la Isla, excepto Tazacorte y es el único que carece de franja costera. 
    La ciudad de El Paso se sitúa a lo largo del camino que unía Los Llanos y Tazacorte con la Capital a través de la cumbre, de ahí su nombre (El Paso). Hasta 1837 pertenecía a la jurisdicción del valle de Aridane, momento en el que se independizó, concediéndosele el título de Villa en 1878 y el de ciudad en1910.

    SUGERENCIAS.
    La tradición de la seda.
    Entre los siglos XVI y XVIII, La Palma es un punto de referencia en la producción de seda; posteriormente, comienza la decadencia de esta artesanía totalmente manual que se conservó únicamente en el municipio de El Paso. En el siglo XX, los organismos oficiales apoyaron y revitalizaron esta artesanía, incorporada por la UNESCO y el Consejo de Europa al programa mundial de las Rutas de la Seda.
    De forma lenta y con un sistema primitivo se sigue hilando en los viejos tornos hasta formar las suaves y delicadas madejas coloreadas con tintes naturales de cáscaras de almendras, nueces, cochinilla, eucalipto...

    PUNTOS DE INTERÉS.
    Caldera de Taburiente.
    El Parque Nacional de La Caldera de Taburiente se extiende en 4.690 has; un gigantesco cráter de unos 8 km de diámetro ha sido excavado por los agentes erosivos durante miles de años.
    Los fuertes desniveles marcan paisajes colonizados por el pino canario, el agua los enriquece fluyendo constantemente de sus nacientes y galerías dando a luz numerosas cascadas.
    La verticalidad de sus riscos arropa secretos geológicos como las lavas almohadilladas que forman parte del antiguo complejo basal, diques de basalto, roques y antiguas chimeneas.

    Centro de Visitantes.
    Bajando de la cumbre, de camino hacia El Paso, se encuentra el moderno edificio que aloja el Centro de Visitantes de La Caldera de Taburiente. Es punto de referencia para los visitantes que quieran hacerse con todo tipo de información referente al Parque nacional; aquí se dispensan los permisos para acampar y nos detallan las diferentes excursiones en el interior del Parque.
     Cuenta con una acogedora biblioteca y tienda de souvenires.

    Mirador de La Cumbrecita. 
    Junto al Centro de Visitantes encontraremos el desvío al Mirador de La Cumbrecita; su acceso en vehículo lo sitúa como el punto de mayor afluencia de visitantes por su buena comunicación y tener unas excelentes vistas hacia el Parque de La Caldera.
    Desde allí parte un sendero que nos conducirá hasta el Lomo de Las Chozas, balcón natural con panorámicas sobre los azulados riscos que mueren en el fondo del Barranco de Las Angustias, soberbias agujas de basalto apuntan al cielo; en medio del pinar, a lo lejos, se dibujan los contornos del Roque Idafe, lugar sagrado para los antiguos awaras, escenario donde se brindaban vísceras de animales con el fin de que el roque no cayera y destruyera su cultura.

    El Pino de La Virgen.
    El Paso se pinta con montes imposibles donde un día apareció, en un robusto pino, una imagen mariana; la conífera le sirvió de santuario y le dio nombre a la Virgen. En 1876 se construye la modesta ermita y cuenta la tradición que durante las obras cortaron una rama del gran árbol y manó sangre. Su porte fue respetado y hoy podemos admirarlo como uno de los ejemplares más antiguos de la Isla. 
    Habitualmente se visualiza en este paraje el llamado "efecto Föhn", una ola inmensa de húmedas nubes se derrama presurosa sobre el relieve de esta vertiente más cálida que las diseca, desvaneciéndolas. 

    Petroglifos de La Fajana.
    Bajando por Hermosilla, estrecho callejón que discurre entre El Paso y Los Llanos, encontraremos el desvío hacia La Fajana. Espacio sagrado para los awaras que un día tallaron con esfuerzo las duras piedras de basalto. En los grabados se adivinan formas solares, "Abora" llamaban al sol que iluminaba el cielo cada día. Los motivos rupestres están situados en un margen del barranco, sus formas originales presencian el ocaso el sol y evidencian los ritos indígenas hacia los dioses de la naturaleza.

    Refugio de El Pilar. 
    Popularmente se conoce este lugar, entre bosques de pinar y monteverde, por ser una amplia zona de esparcimiento donde los palmeros acuden a pasar un fin de semana en familia. Hay instalados un parque recreativo donde se puede hacer fuego y cocinar, también cuenta con agua, servicios y se permite la acampada.
    Muchos visitantes aparcan sus vehículos en la zona y se dedican a la práctica del senderismo. El Pico Birigoyo, a 1.808 m, se encuentra junto al Refugio, constituye el primer cono que deberemos salvar de la larga cadena de volcanes que afloran, en forma de dorsal, en la mal llamada "Cumbre Vieja". Desde su cima se divisa el lejano Teide de la isla tinerfeña y se nos pierde la vista entre los paisajes de escorias lávicas de la "Ruta de Los Volcanes".



  • FUENCALIENTE

    Las reiteradas erupciones volcánicas marcan el paisaje carente de barrancos, situado en el extremo sur de la Isla. El antiguo cantón de Abenguareme, en tiempos prehispánicos, está limitado por Mazo, El Paso y Los Llanos de Aridane.
    En este territorio se asientan los pagos de Los Canarios (topónimo que designa el lugar donde fueron relegados un gran número de nativos por ser la zona más pobre de la ínsula, tras el reparto de tierras, después de la Conquista), Las Caletas, Los Quemados, Las Indias, La Fajana y El Charco. 

    SUGERENCIAS 
    Una de las excursiones más emblemáticas la constituye "la Ruta de Los Volcanes" que parte del Refugio de El Pilar en ascenso hasta la cima del Birigoyo a 1.800 m. Desde aquí se divisa casi la totalidad de la Isla.
    El sendero nos conduce por la cumbre en dirección a Los Canarios entre cráteres, grietas, ríos de piedra y arenales volcánicos. Todo un mundo mágico que iremos descubriendo al andar. El camino continúa por el Volcán de San Antonio, Los Quemados, Volcán de Teneguía, concluyendo en El Faro.

    GASTRONOMÍA
    Degustar el pescado fresco de la zona, junto a las papas, mojo, gofio y queso de cabra, acompañado con un vino de la tierra, puede ser un sugestivo menú.
    La repostería goza de una merecida fama a base de almendrados, rapaduras de gofio, almendras garrapiñadas, uvas pasas y el característico bollo de centeno.

    PUNTOS DE INTERES
    Cumbre Vieja.
    Las comarcas de El Paso, Mazo y Fuencaliente se elevan hasta la cordillera dorsal de Cumbre Vieja. Aquí el paisaje áspero se ha ido formando por erupciones. Los volcanes de Martín (1646), San Antonio (1677), El Charco (1712), San Juan (1949) y Teneguía (1971) han creado vastos campos de lava donde las estaciones pasan sin apenas dejar huellas.

    Volcán Teneguía.
    El Volcán del Teneguía, de 1971, escupió las entrañas de la tierra a través de los conos que vertieron el material lávico ladera abajo. Configuró un paisaje nacido del fuego, entre sus piedras el calor se deja sentir y el olor a azufre lo impregna todo.
    Para los anales de la historia quedó la experiencia de haber vivido la última erupción volcánica del milenio en territorio español. 

    Volcán de San Antonio.
    A corta distancia del núcleo poblacional se encuentra el Volcán de San Antonio del siglo XVII. Un paseo por el borde del cráter nos brinda panorámicas del Municipio, el Roque y Volcán del Teneguía.

    Mirador de Las Indias.
    Junto a la carretera general se abre este mirador a más de 750 m. de altitud. Desde aquí podemos contemplar el lejano perfil acantilado del Time, contrastando con las costas bajas y rocosas de la Comarca.
    Ante nosotros, las entidades de Los Quemados y Las Indias viven de cara al mar y de espaldas al pinar, siempre verde que asciende hasta las cumbres.
    En la inmensidad del Océano se visualizan las islas hermanas de El Hierro, La Gomera y Tenerife, donde el sol muere cada tarde.
     

    El Faro. 
    El antiguo faro destaca inmóvil en la punta meridional de La Palma. Su torre de sillería basáltica fué erigida a finales del siglo pasado, constituyendo un hito arquitectónico identificativo del Patrimonio Local. Junto a la torre se sitúa un embarcadero donde los pescadores recalan sus barcos al abrigo de los vientos. Su luz intermitente ya no ilumina el horizonte marino, ahora le aguarda un futuro como Museo del Mar y Centro de Información Comarcal. 

    Las Salinas.
    Donde el territorio huye de las pendientes escarpadas, donde el mar bate sin descanso y los vientos soplan con furia, se asientan las salinas de Fuencaliente. Decenas de blancas montañas de sal van creciendo rodeadas de agua de mar que el sol se encarga de mermar, evaporándola hasta encontrar los cristales de sal.
    Esta industria no contamina ni precisa maquinaria, constituye una cadena ecológica de interés protegidas por la UNESCO. 

    Playa La Zamora.
    Varias son las playas y calas que conforman el litoral más extenso de la Isla. La playa de La Zamora, al oeste del faro, es la más popular. Se aloja bajo un pequeño acantilado y está protegida por un conjunto de roques marinos.

    Centro de Artesanía.
    En la arteria principal de Los Canarios se encuentran los establecimientos que le dan vida al pueblo. El Centro de Artesanía se enclava en esta zona de paso, haciéndose muy accesible al visitante.




  • VILLA DE MAZO 

    Entre la cercana Breña Baja y las lavas del Volcán de Martín se sitúa esta localidad; su territorio coincide con el que ocupaba el prehispánico cantón de Tigalate, en unión con Fuencaliente hasta 1837.
    El pueblo recibe el título de Villa el 18 de marzo de 1878 bajo el reinado de Alfonso XII, para diferenciarla de otras localidades del territorio español con el mismo calificativo.

    SUGERENCIAS.
    Para conocer mejor este hermoso territorio tendrá como oportunidades la práctica del senderismo con interesantes rutas que jalonan el vasto Municipio. Una de ellas parte de Montes de Luna y baja hasta el impresionante Barranco Hondo, pasando por el caserío tradicional abandonado de Tigalate Hondo y ascender hasta llegar a La Caldereta en Tiguerorte.
    Otra opción para hacerla a pie o en bicicleta de montaña es la ruta que parte desde San Simón donde se inicia un camino rodado hasta las inmediaciones de Montaña del Azufre. La famosa Ruta de Los Volcanes también transcurre mayoritariamente sobre las cumbres de Villa de Mazo, concluyendo en Fuencaliente.

    PUNTOS DE INTERÉS. 

    Iglesia parroquial de San Blas.
    Se halla enclavada en el casco de Villa de Mazo, a la que se accede por una empinada calzada empedrada que comunica el templo con el resto del pueblo. Junto a la iglesia está la casa parroquial (vivienda del párroco) recientemente restaurada, edificación de gran valor por su estilo y antigüedad. 

    El Pueblo.
    Desde el mirador de Morro Mojino, situado a las afueras del Pueblo podremos apreciar preciosas panorámicas abiertas al mar y concretamente del poblamiento disperso por toda la pendiente de la ladera sobre la que se asienta el núcleo poblacional. Además de un recorrido por sus calles, La plaza de Pedro Pérez Díaz es un punto de encuentro para los macenses; aquí se localizan las Casas Consistoriales (Ayuntamiento) de 1925 y la hermosa casona de Alonso Pérez Díaz. Otro hito destacado es La Escuela de Artesanía, pionera en la Provincia en su empeño por la recuperación y fomento de las labores artesanales en la década de los sesenta; una variada muestra de tejidos realizados a telar, bordados, cestería, cerámica...tienen cabida en este centro.
    En la Montaña de Las Toscas, parte alta del Pueblo, se encuentra la zona recreativa acondicionada bajo el pinar con mesas y fogones, ideal para hacer un alto en el camino.

    Mercadillo Municipal.
    En los fines de semana las tranquilas calles macenses se llenan de vida por el bullicio de los numerosos asistentes que visitan el Mercadillo Municipal.
    Los agricultores ofrecen sus frescas frutas
    y verduras; carnes, pescados, dulces, licores, vinos, mieles y un sinfín de sabrosos alimentos podrán ser adquiridos los sábados (de 15 a 19 horas) y domingos en la mañana.
    Manteles, pañuelos, sábanas... bordados con esmero por manos femeninas, tienen cabida en este popular recinto como muestra del arraigo que las gentes del lugar tienen hacia las labores artesanas.

    El Molino.
    Este viejo molino se nos muestra remozado tras una minuciosa restauración; aún podemos curiosear entre la maquinaria que movía las piedras y hacía girar las largas aspas. 
    Actualmente alberga un taller donde artesanos del barro recuperan las formas de los oscuros cuencos prehispánicos con gran maestría. 

    Parque Arqueológico de Belmaco.
    En este pionero yacimiento vivían los antiguos pobladores de Benahoare (nombre con el que se designaba a la isla) y en torno a él se ha creado un interesante centro de interpretación donde el visitante podrá descubrir las claves del mundo aborigen. Las visitas son guiadas y concluyen con un ameno paseo que discurre por los alrededores del caboco donde crece una variada vegetación endémica.

    Casa Roja.
    La casa familiar de Don Leopoldo Pérez Díaz es un inmueble muy significativo en la arquitectura doméstica del Municipio. Entre sus dependencias se alberga un centro divulgativo del Corpus Christi de tradición centenaria que cada año recibe miles de visitantes que se acercan para admirar los espectaculares arcos florales. También se aloja un espacio dedicado a los bordados, tan arraigados entre la mujer palmera, tomando un particular protagonismo. La historia, fotografías y una amplia muestra de labores y cisnados nos introducen en este mundo artesanal. 
    Sus proporciones generosas ponen de manifiesto la clase social de sus propietarios que la mandaron a construir a principios del presente siglo. El edificio pasó por varios herederos y compradores hasta que en la década de 1970 fue reestructurada para convertirla en Hotel; a partir de entonces, se comenzó a conocer popularmente como Casa Roja por ser este el color elegido. Sus elegantes simetrías realzan la estética de esta mansión neoclásica rodeada de jardines.
    El Ayuntamiento la adquirió y restauró devolviéndole su forma original y actualmente es punto de referencia en el panorama cultural macense.



  • BREÑA ALTA

    Se asienta sobre un hermoso valle cuyo poblamiento se halla concentrado especialmente en las zonas de medianías. Sobre sus 31 km. cuadrados de extensión se reparten las entidades de San Pedro, Botazo, Breña, Buenavista, La Cuesta, Las Ledas, El Llanito y Miranda. Limita al norte con Santa Cruz de La Palma por el Barranco de Juan Mayor; al sur con Breña Baja, y al oeste con El Paso por las cresterías de Cumbre Vieja.

    SUGERENCIAS. 
    Breña Alta posee atractivos caminos para practicar senderismo o recorrerlos en bicicleta. Para la primera opción les proponemos el ancestral sendero que discurre entre bosques de laurisilva desde Botazo, pasando por el Reventón hasta Cumbre Nueva, culminando en la ermita de El Pino en El Paso. Durante el recorrido podremos disfrutar de la naturaleza, enriquecida por la abundante vegetación de especies como el Palo Blanco, Viñátigo, Laurel, Barbusano, Follao, ... Algunos tramos de la calzada adquieren verdadera belleza, bien empedrados con grandes rocas desgastadas por el prolongado uso que hicieron de ella por ser la más transitada de la Isla en tiempos pasados.
    También desde Botazo parte la llamada Ruta de Las Fuentes; en un reposado paseo seremos conducidos a través de varios manantiales de la zona.
    Para los que gustan del deporte de la bicicleta, la Pista Forestal Túnel
    de La Cumbre-Pared Vieja es una atractiva sugerencia de suave discurrir en uno de los reductos de laurisilva de mayor potencial de especies. Este itinerario se prolonga hacia la Ruta de Los Volcanes o en dirección al Refugio de El Pilar.
    Para aquellos que ansían volar libres y en silencio, el Risco de La Concepción es el punto de encuentro para la practica del parapente y el ala delta.

    PUNTOS DE INTERÉS.

    Ermita y Mirador de La Concepción.
     Desde la cima del Risco, conocida antiguamente como la "Asomada de La Palma", se pueden apreciar hermosas vistas de la Capital, Las Breñas y el litoral oriental de la Isla.
    En los aledaños se erigió una modesta ermita en el siglo XVI; notables artistas isleños se dejan sentir en el patrimonio artístico que guardan sus muros.

    La Pared Vieja.
    Tomando la carretera que nos lleva al asentamiento de San Isidro, conocido por su tradición agrícola, nos dispondremos a tomar rumbo a las zonas altas del Municipio. En la llamada Pared Vieja nos sentiremos inmersos en la masa boscosa; es una zona recreativa muy popular donde los palmeros tienen un punto de encuentro entre aromas a carne asada y papas arrugadas.

    Los Dragos Gemelos.

    Camino a San Isidro destaca la altiva silueta de los Dragos Gemelos. No son vulgares vegetales, pues entorno a ellos se tejió la leyenda de dos hermanos que murieron disputándose el amor de una hermosa mujer. Ambos entrelazan sus ramas en un apretado abrazo, expresión de un destino común.
    En este acogedor rincón, bajo su sombra, podremos admirar su majestuoso porte de árbol sagrado, venerado y considerado como un genio bienhechor por el pueblo awara. 

    La Destiladera.
    Los restos de un viejo molino, en un cruce de vías, nos indica el camino que nos lleva al Centro de promoción y venta de artesanía tradicional de la Comarca.


  • BREÑA BAJA

    En tiempos prehispánicos compartía territorio con Santa Cruz de La Palma y Breña Alta formando el llamado señorío de Tedote. Desentrañando el topónimo "breña" descubrimos que significa terreno agrietado y lleno de maleza, pero esto no fue un impedimento para el pueblo conquistador; pronto poblaron y modelaron las tierras pedregosas de gran potencial agrícola.
    Hasta 1634 estuvo vinculada a la vecina Breña Alta, constituyendo ambas parte de una gran dehesa comunal donde se alimentaban los numerosos rebaños de ganado. También juntos, comparten tradiciones y paisajes.
    Actualmente está configurada por una ladera de 15 km. de extensión desde la cumbre, donde el pico Birigoyo (1808 m.) es su punto más álgido, hasta la costa donde rompe el mar entre las caletas de La Ballena, Charco Lino y Piedra Menuda. Su paisaje se formó a partir de erupciones cuaternarias recientes, los volcanes del Zumacal, La Montaña de La Breña o Montaña Pavona ratifican esta realidad en la que hoy se asientan San José, San Antonio, El Socorro, La Polvacera, El Fuerte, La Montaña, Las Ledas y Los Cancajos.

    TRADICIÓN del Día de La Madre
    Los habitantes de la Localidad presumen de haber sido el primer Municipio español en celebrar la festividad del "Día de La Madre". Desde 1936 se instituyó como fiesta perpetua en honor a la maternidad el tercer domingo del mes de mayo, y gracias a ello reciben el título de Muy Noble y Honorable Villa concedido por el Ministerio de La Gobernación en 1947. 
    Breña Baja irradió esta tradición al resto del territorio nacional y la flor de la rosa se erigió como símbolo de la madre que da la vida. 
    En este día es tradicional realizar actividades culturales y litúrgicas y se homenajea a la madre más joven y a la más anciana de la localidad. 

    SUGERENCIAS
    Muchas son las viejas sendas que comunican los distintos pagos del Municipio; practicando el senderismo podremos disfrutar de la belleza y variedad de sus paisajes. Proponemos paseos por el camino del Zumacal que enlaza El Tonolero hasta llegar a la ermita de El Socorro. Otro camino es el de La Ventrecha que parte desde La Cuesta de San José (San Antonio) hasta el centro de artesanía La Carnicería. El Callejón de Cuba que transcurre entre San José y San Antonio, entre otros.
    Para los más dinámicos les invitamos a la ruta que parte desde La Cuesta de La Pata hasta Cumbre Vieja. El itinerario va de mar a cumbre y parte de la zona conocida como el Horno de La Cal, pasando por la ermita de El Socorro, El Tonolero, El Zumacal y desde ahí accedemos por el Callejón de Cuba y tomamos rumbo a La Montaña de La Breña. Una vez allí, por el camino de La Ratona, iremos ascendiendo hasta las zonas cumbreras donde podremos enlazar con una encrucijada de senderos turísticos.
    Sumergirnos en las aguas de Los Cancajos, practicar deportes náuticos o simplemente descansar sobre las arenas volcánicas de sus playas pueden ser otras opciones a tener en cuenta. 

    PUNTOS DE INTERES

    Los Cancajos.
    Está ubicado en la costa y constituye el eje turístico de la vertiente oriental de la Isla. Aquí, oscuras coladas lávicas se adentran en el océano creando un paisaje espectacular del que podremos disfrutar desde el paseo que se dispone a lo largo del litoral. 
    En la vía de acceso desde la Capital se disponen varios miradores que nos ofrecen bellas perspectivas sobre el mar.

    Las Salinas.
    En la zona de Los Cancajos, junto al mar, se encuentran las salinas que datan del siglo XVIII, una pequeña industria dedicada a la extracción de la sal como elemento básico para la conservación de carnes y pescados.
    Una hermosa portada de piedra tallada nos da paso a estas singulares instalaciones con sus regulares pocetas en las que se desecaba el agua de mar captada desde la caleta al ser elevada por dos viejos molinos de viento. Cosederos, secaderos, pozos y una tradicional casa de dos plantas completan esta edificación heredada que nos verifica lo que fue una importante actividad económica en el pasado. 

    Montaña La Breña.
    En su cima, a 565 m. de altitud, existe un bello mirador del que se ven amplias panorámicas desde el mar hasta las cumbres. En este lugar se colocó una cruz con motivo de la entrada en el siglo XX, en 1901. En sus faldas se localiza un centro recreativo y de acampada que por su proximidad a los centros neurálgicos de la Isla hace que sea altamente frecuentado.

    Parador Nacional de Turismo.
    Breña Baja ha sido la localidad elegida para ubicar unas instalaciones de tan alto prestigio dentro de la oferta alojativa como es el Parador Nacional de Turismo. Casi 25.000 m. cuadrados, próximos a San José, se han destinado a recrear un mundo que nos da la opción de aislarnos de las prisas y el ruido.

    La Carnicería.
    En el rehabilitado edificio conocido como "La Carnicería" se despachaba carne, dos veces a la semana, hasta los años treinta. El inmueble, construido en el siglo pasado, se encuentra en el extraradio de San José y ha sido acondicionado con el fin de albergar el Centro de Exposición y Venta de Artesanía Tradicional. Las palmeras, tan presentes en el paisaje breñusco, también brindan sus alargadas hojas al artesano para dar forma a esteras, ceretas, abanadores, bolsos y sombreros.
    La cestería de colmo y zarza, delicados bordados, labores de macramé, ganchillo, frivolité, hermosos tejidos de lino, lana y trapos realizados en los viejos telares de madera de tea, tienen cabida en este acogedor recinto.
    También se muestran trabajos en madera y cerrajería así como el artesano cerero hace velas con la cera natural de abeja y otros productos derivados. Se podrán adquirir ricos dulces de repostería tradicional, miel, mermeladas, mojo, licores, vinos y los afamados tabacos de reconocido prestigio internacional.
     



    © Texto: Inés Dieppa. Asociación para el Desarrollo Rural de la Isla de La Palma. (ADER-La Palma)