Advertisement
Usuarios
Zona Socios
Zona de Cooperación
EspañolEnglishPortuguês
Manchuela Conquense
Geografía
Cómo llegar
Alojamientos
Servicios Turísticos
Consejos para venir
Historia
Municipios
Mapa
Puntos de Interés
Álbum fotográfico
Herencia Natural
Herencia Cultural
Productos Locales
Guía de Empresas
Enlaces de la Región
Welcome PDF Imprimir E-mail

La Manchuela Conquense.

Situada al sudeste de la provincia de Cuenca y limítrofe con las provincias de Albacete y Valencia, la Manchuela Conquense se extiende sobre una superficie de 2.172 Km2. Se trata una tierra de suaves ondulaciones, intermedia entre la Serranía al noreste y la Mancha al Sur y Oeste, enmarcada y caracterizada por la importante influencia de los ríos Júcar y Cabriel. Su paisaje tiene un marcado carácter agrario con mezclas de tonos verdes y ocres que se ve enriquecido por los cañones fluviales de estos dos ríos, conformando unos parajes naturales de extraordinaria belleza e inestimable valor ecológico.

En el río Cabriel se da una sucesión de formas geológicas espectaculares, únicas y de interés excepcional: los cuchillos de Contreras, las cárcavas de Fonseca y las hoces del Cabriel. La presencia de laderas rocosas de fuertes pendientes y escarpes verticales, casi inaccesibles, ha permitido la conservación hasta el presente de un mosaico de comunidades vegetales que no encuentra parangón en la región de Castilla-La Mancha. Precisamente este mosaico geológico y vegetal prácticamente inalterado, aislado y de fuerte contraste con su entorno, constituye un hábitat de primer orden para buen número de especies animales amenazadas, muchas de las cuales se incluyen en las Directivas Europeas 74/409 (Aves) y 92/43 (Habitats); de tal forma que en 1.995 el Gobierno de Castilla-La Mancha aprobó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la zona oriental de la Manchuela Conquense y declaró la Reserva  Natural de las Hoces del Cabriel en Cuenca.

La historia ha querido dejar huella en esta comarca en numerosos yacimientos arqueológicos y monumentos de singular belleza, la mayor parte pertenecientes a los siglos XV y XVI. Es el caso de Alarcón, enclavado en una roca que rodea el río Júcar en un cerrado y profundo meandro. La perfecta conjunción de castillo -actual Parador Nacional de Turismo-, torres, muralla, iglesias y caserío con el espacio natural, le otorga una singular belleza, por lo que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico, al igual que la basílica de la Asunción, del siglo XVI, en Villanueva de la Jara.

La Manchuela Conquense ofrece como atractivos todas sus tradiciones populares, su cultura, su patrimonio y siglos de historia. Para todo aquél que desee detenerse en estas tierras y se mezcle en su paisaje, entre sus gentes, degustando su gran riqueza gastronómica en los numerosos establecimientos hosteleros encargados de ofrecer una esmerada y cuidada cocina tradicional, que tiene como base los productos de gran calidad que nos brinda esta generosa comarca.

Algunos de estos productos, además de la caza, el aceite, los dulces, etc. son:

· Vino: Ya en el siglo XVIII la comarca era reconocida como un lugar idóneo para el cultivo de la vid, sobre todo las zonas de la ribera del río Júcar. Hoy día la producción total en la comarca supera los 70 millones de litros. Son vinos de extraordinaria calidad en todos sus tipos (vinos jóvenes, crianza y reserva) y algunos de ellos han sido galardonados en diferentes concursos internacionales, como el Concurso Mundial del Vino de Bruselas.

· Azafrán. La Manchuela ha sido tradicionalmente una zona productora de azafrán, cultivo al que han estado ligadas muchas familias de la comarca. La superficie cultivada ha sufrido una reducción importante; pero todavía se mantienen pequeñas empresas que compatibilizan el uso de las técnicas más modernas en la transformación y conservación con una producción tradicional totalmente artesanal. El azafrán de La Manchuela se comercializa amparado por la Denominación de Origen de Castilla-La Mancha que garantiza su calidad; habiendo demostrado en un estudio comparativo con otras zonas de España, que posee el más alto poder colorante.       

· Champiñón (Agaricus bisporus) y Setas (Pleorotus sp.). En la Manchuela se cultiva alrededor de la mitad de la producción Española de Champiñón (40 millones de Kilos) y casi el 80 % de la producción de setas (unos 7 millones de Kilos). Destaca la producción de champiñón para su comercialización en fresco, siendo este el de mayor calidad de España, aunque también se han desarrollado empresas conserveras reconocidas por la calidad de sus productos y servicios. Actualmente se esta desarrollando en la Manchuela un proyecto piloto en la Unión Europea para la revalorización y reutilización del substrato usado en el cultivo, que en otros países supone un grave problema ambiental.

· Miel y productos derivados: La flora y la climatología del entorno de la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel hacen que de las colmenas, situadas en plena naturaleza, se obtengan unas mieles apreciadas y cotizadas en todo el mundo; por ser totalmente naturales y elaboradas artesanalmente. Destacan las mieles de romero, espliego y las multiflorales de primera y verano. Otros productos elaborados en la comarca son el polen, propoleos, jalea real; además de otros derivados como velas, ambientadores o productos cosméticos.