Advertisement
Usuarios
Zona Socios
Zona de Cooperación
EspañolEnglishPortuguês
Alto Guadiana Mancha
Geografía
Cómo llegar
Alojamientos
Servicios Turísticos
Consejos para Venir
Historia
Municipios
Puntos de Interés
Mapa
Álbum Fotográfico
Herencia Natural
Herencia Cultural
Productos Locales
Guía de Empresas
Enlaces de la Región
Herencia Cultural PDF Print E-mail

 

 

     Si la herencia natural es importante en la comarca del Alto Guadiana Mancha, el patrimonio cultural y etnológico bien merece la admiración del viajero. El tiempo y los pueblos que han pasado por este territorio han dejado un variado patrimonio histórico-artístico.

 Así lo atestiguan las prehistóricas Motillas de la Edad de Bronce ubicadas en el municipio de Daimiel, localidad que cuenta con importante muestra de arquitectura religiosa como la Iglesia de Santa María la Mayor y un interesante patrimonio civil en el que destaca el Centro de interpretación del Agua y de los Humedales Manchegos; asentamientos romanos y cartagineses, innumerables ermitas, iglesias barrocas, góticas y del románico-mudéjar de las que encontramos excelentes ejemplos en  Las Labores con su iglesia de Ntra. Sra. del Sagrario del s. XVII ó en Arenas de San Juan en la que podemos visitar la iglesia de Sta. María de las Angustias, de estilo románico-mudéjar declarada monumento de interés artístico en el año 1976, en cuyo interior se hallan unos frescos considerados como las pinturas de tipo románico más meridionales halladas hasta la fecha en Europa. Destacar también Carrizosa, que cuenta con la iglesia parroquial de Santa Catalina que fue levantada en 1932, sobre vestigios que prueban la existencia de un templo anterior que data del siglo XVI, ó La Solana en cuya plaza mayor, centro neurálgico de la vida del municipio, encontramos la iglesia parroquial de Santa Catalina (con elementos del gótico tardío, renacentistas y barrocos) cuya torre está considerada como una de las más majestuosas de la provincia. Son también visitas obligadas en este municipio  La Casa de la Encomienda, Casa Don Diego (ejemplos de casa señorial) y convento de las Madres Dominicas. Tampoco podemos olvidar la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción que data de finales del siglo XIV en Manzanares, localidad que nos permite admirar el Castillo de Pilas Bonas, que constituye la edificación más añosa de la localidad, recientemente recuperado como establecimiento hostelero.

Por su parte, Villarrubia de los Ojos, en  los pies de las últimas estribaciones de los Montes de Toledo, además de contar con un singular patrimonio artístico, nos permite admirar desde su Sierra uno de los paisajes más bellos de la provincia. Villarta de San Juan  y Membrilla nos ofrecen una importante muestra de arquitectura vinculada al agua, como es el caso del Puente Romano sobre el río Giguela y el Molino del Rezuelo respectivamente, en las riberas del río Azuer, que ofrece al turista una muestra de cómo se trabajaba en estos molinos de agua, que conserva su maquinaria original.

Acercarse a Puerto Lápice o Argamasilla de Alba, dos de los pueblos más conocidos y visitados de Castilla la Mancha por su vinculación al Quijote, permite cambiar por un momento de época al viajero. La Plaza y la conocida Venta del Quijote en Puerto Lápice, recrean escenarios de un pasado que permanece en el tiempo. Por su parte, la Cueva de Medrano en Argamasilla de Alba se identifica tradicionalmente como la Prisión en que Miguel de Cervantes concibió y empezó a alumbrar la inmortal obra del Quijote.

Por último, no podemos olvidar dos de los municipios más pequeños de la comarca, que poseen con gran encanto: Llanos municipio singular que nació gracias al desaparecido Instituto de Colonización, y San Carlos del Valle cuya Plaza Mayor que alberga la Iglesia que del Santísimo Cristo del Valle, conforman uno de los conjuntos arquitectónicos más atractivos de la región.

Finalizar con una breve reseña de la gastronomía manchega de la comarca en la que además de platos tan conocidos como las gachas, migas, pisto, cordero, duelos y quebrantos, tiznaos, podemos degustar una nutrida variedad de excelentes vinos, aceites y del inigualable Queso Manchego.