Advertisement
Usuarios
Zona Socios
Zona de Cooperación
EspañolEnglishPortuguês
Alto Guadiana Mancha
Geografía
Cómo llegar
Alojamientos
Servicios Turísticos
Consejos para Venir
Historia
Municipios
Puntos de Interés
Mapa
Álbum Fotográfico
Herencia Natural
Herencia Cultural
Productos Locales
Guía de Empresas
Enlaces de la Región
Geografía PDF Print E-mail

 

Desde el punto de vista geográfico, Alto Guadiana Mancha es un territorio situado al Noreste de la provincia de Ciudad Real, encuadrado en la comarca natural de La Mancha. El territorio  se agrupa en torno a un eje imaginario que viene delimitado en sus polos por dos de los parajes más emblemáticos de la Región, el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y el Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera, los siguientes municipios: Alhambra, Arenas de San Juan, Argamasilla de Alba, Carrizosa, Daimiel, La Solana, Las Labores, Llanos, Manzanares, Membrilla, Puerto Lápice, Ruidera, San Carlos del Valle, Villarrubia de los Ojos, Villarta de San Juan.
Alto Guadiana – Mancha está comunicado por el Norte con el Campo de San Juan, al Sur con el Campo de Montiel, al oeste con Ciudad Real capital y el Campo de Calatrava y al este nos encontramos con la provincia de Albacete.
Su posición geográfica se puede enmarcar a partir de las siguientes coordenadas:
 
-   Latitud Norte: Meridional 38º 50´; Septentrional 39º 20´
-   Longitud: Oriental: 2º 51´; Occidental 3º 43´
 
Con una superficie de 2.812 Km2,  Alto Guadiana – Mancha ocupa la séptima parte de la provincia de Ciudad Real (19.813 Km2).
Además de zonas húmedas de  singularidad indiscutible a nivel nacional e internacional como el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y el Parque Natural de las Lagunas del Ruidera, la comarca cuenta con sierras y cerros salpicados por la llanura donde nos encontramos zonas de Monte Mediterráneo bien conservado.
 
La Llanura Manchega

La Llanura Manchega es una gran superficie plana casi totalmente horizontal, tan sólo tiene una mínima pendiente hacia el suroeste, y está situada a una altura media de entre 600 y 700 metros sobre el nivel del mar, por lo que constituye la submeseta sur de la Península Ibérica.

Sus límites naturales son los páramos de la Mesa de Ocaña y la Alcarria al norte, los Montes de Toledo y los de Ciudad Real al oeste, el Campo de Calatrava al suroeste y la parte más oriental de Sierra Morena hacia el sur; hacia el sureste el Campo de Montiel, y finalmente el Sistema Ibérico hacia el este. Así podríamos decir que, la Gran Llanura Manchega tiene forma triangular, con el vértice en Ciudad Real, y se abre hacia el este prolongándose por las provincias de Albacete, Toledo y Cuenca.

El proceso de formación del relieve de esta submeseta sur es algo complicado aunque se puede explicar de forma más sencilla para que todos nos entendamos. Para saber más 


 El Monte

Más adelante en el tiempo, sucede un acontecimiento que influirá decisivamente en la configuración del relieve: se alternan periodos muy fríos o glaciaciones con otros periodos más templados llamados interglaciares.

En nuestra región, hace unos 3 millones de años, el clima se vuelve muy seco y algo frío, lo que no beneficiaba en absoluto al desarrollo de la vegetación. Las precipitaciones eran esporádicas en el tiempo pero intensas, y arrastraban con facilidad gran cantidad de cantos, gravas y a veces bloques, desde las montañas a las llanuras. Esto dio lugar a la formación de unas largas y suaves pendientes denominadas “Rañas

En el Alto Guadiana-Mancha, podemos encontrar estos montes y rañas en los municipios de Villarrubia de los Ojos, Las Labores y Puerto Lápice, situados al norte, en lo que constituye de este a oeste la Sierra de la Calderina, la Sª de la Cueva y la Sª de Valdehierro entre otras. En Villarrubia, además, destaca el Mirador de La Mancha, situado junto a la Ermita de San Cristóbal, desde los que puede contemplarse una excepcional panorámica de la Gran Llanura Manchega, la mayor de la Península Ibérica, con el humedal de las Tablas de Daimiel hacia el oeste.

Estas rampas se modelaron por la erosión de los riachuelos y torrentes que bajaban por ellas, antes de que se formaran los ríos en la llanura, y hoy en día aparecen “colgadas” a gran altura -algunas llegan incluso a los 200 metros- por encima de la planicie. Sus laderas son fuertemente atacadas por procesos erosivos actuales.

Al sur, en los municipios de Carrizosa, Alhambra y San Carlos del Valle, los relieves más destacados son, de este a oeste: Sª de Alhambra, Sª del Cristo y Sª del Peral.